Panamá: Lunes, 18 Junio 2018

(AP) — Un enviado especial del Vaticano inició el martes en Chile una ronda de entrevistas con las víctimas de abuso clerical para conocer el papel que habría tenido el cuestionado obispo Juan Barros, acusado de encubrir esos delitos. 

Barros ha estado en el centro de la polémica desde que durante su visita a Chile en enero el papa Francisco lo defendió férreamente y aseguró que no había evidencias en su contra y que se trataba de “calumnias”, lo que se interpretó como un cuestionamiento por parte del pontífice a los testimonios de las víctimas.

La Conferencia Episcopal Chilena afirmó que monseñor Charles Scicluna, obispo de Malta y encargado de investigar los casos de abuso que involucran a miembros de la Iglesia, tendrá una apretada agenda de entrevistas hasta el viernes pero evitó dar nombres o cifras de víctimas para reservar su privacidad.

“Quiero manifestar mi agradecimiento a las personas que se han declarado disponibles para encontrarse conmigo en los próximos días”, afirmó ante la prensa en castellano al tiempo que resaltó que llegó a Chile “para recoger informaciones útiles concernientes a monseñor Juan Barros Madrid, obispo de Osorno”, exclusivamente.

Su portavoz Jaime Coiro detalló que el enviado del papa recibirá tanto a aquellos que se contactaron por propia voluntad con él como a quienes él convocó para hablar del caso y que al finalizar el proceso en Chile cualquier persona interesada en hablar podrá ponerse en contacto con él.

Aunque no se conoce la agenda oficial se sabe que Scicluna, conocido por investigar enconadamente los delitos sexuales aunque eso signifique enfrentarse a la jerarquía eclesiástica como ocurrió en México con los Legionarios de Cristo, ya se entrevistó con Juan Carlos Cruz en Nueva York el sábado y que en Chile verá en primer lugar a otras dos víctimas, James Hamilton y José Andrés Murillo.

Los tres han denunciado durante años los abusos de Fernando Karadima, el sacerdote vinculado al mayor escándalo de pederastia en Chile y condenado por la Iglesia a una vida de retiro y oración. También han denunciado en repetidas ocasiones que Barros era uno de los más fieles discípulos de Karadima y que presenció incontables veces los abusos a los que Karadima los sometía.

El miércoles el enviado del Vaticano se entrevistará con tres miembros del grupo de los Laicos de Osorno que se ha opuesto al nombramiento de Barros como obispo de esa ciudad -ubicada a 900 kilómetros al sur de Santiago- desde su designación en 2015. En la misma convocatoria Scicluna recibirá a tres sacerdotes que trabajaron para Barros.

Publicidad

Gran alcance

Muy flexible

Publicidad Baners

Anuncios en vídeo