(AP) — Primero el condón, luego la píldora y ahora... ¿el smartphone?.